Volver cuesta, pero merece la pena

Volver cuesta, pero merece la pena

Volver cuesta, pero merece la pena Mi nombre es Raquel. Mi marido Juanjo y yo, somos padres de tres niños de 8 y 7 años. En su momento, ambos recibimos el sacramento de la Confirmación pero, poco tiempo después, nuestra vida espiritual se fue enfriando cada vez más....